Estás aquí:
  • Inicio
  • Blog
  • Recuerdos y nostalgias de Guías para la transformación

Harpidetu BLOG honetar

Idatz ezazu hemen zure e-posta eta sakatu "Bidali" botoia sarrera berriak emailez jasotzeko:

 Beste harpidetza moduetarako:

Imagen RSS
Tweets
 

Recuerdos y nostalgias de Guías para la transformación

Maite Darceles 28/05/2017

MAITE DARCELES

Hemos rescatado de algún baúl, algo cubierto de polvo, este discurso que Izaskun Artetxe, entonces Diputada de Innovación y Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia, pronunció en la jornada de presentación de Guías para la transformación.

Y, junto con el polvo, agitamos recuerdos... Recuerdo aquel día, ¡cómo no! Recuerdo aquel discurso. Recuerdo cómo me sorprendieron –muy positivamente– sus elogiosas palabras hacia Alfonso Vázquez, pronunciadas en público, ante micrófonos, cámaras y una sala Multibox de eitb abarrotada, saltándose, quizá, la habitual asepsia política. Aquel parecía un momento de palanca para estos planteamientos, un hito, un punto de inflexión... Y lo fue, sin duda, en mi trayectoria profesional. Pero creo que no lo fue tanto para la difusión profunda de estos planteamientos, sino que más bien marcó un último techo, no el más álgido, pero sí la última cumbre.

Y este hilo de pensamiento me lleva a otra anécdota que recuerdo con cierta indignación. Sucedió a los pocos meses de este evento. Alfonso publicó su –hasta ahora– último libro Estrategias de la imaginación, y se había previsto una presentación institucional del mismo, como se había hecho con sus dos publicaciones anteriores La imaginación estratégica y El modelo vasco de transformación empresarial. Alfonso no se preocupa ni se ocupa demasiado de estas cosas. Además coincidió que la editorial Granica andaba con problemas, y en esas fechas cerraron su sede en España, por lo que ellos tampoco se (pre)ocuparon de este tema... El caso es que algún tipo de sentimiento cercano a la envidia entró en juego, y alguna persona, actuando de forma infantil y poco constructiva, se dirigió a la institución que iba a organizar la presentación del libro de Alfonso, exigiendo que si se hacía, también debían organizar la presentación de su propio libro. Esto –que supimos de manera no oficial– hizo que, sin mayor explicación, el tema se dilatara, se diluyera sine die... Y hoy es el día que aún no se ha hecho ninguna presentación del libro Estrategias de la imaginación, y ¡¡mira que es un libro que lo merece!!

Han pasado muchos años, va para una década. Fue a finales de 2007 cuando recibí el encargo de elaborar un texto que pudiera contribuir a la divulgación de los planteamientos y experiencias de Hobest, o decir, de Alfonso Vázquez. Analicé dos experiencias en profundidad, CIE Galfor y Fagor Frío. Esta última experiencia de transformación se abortó a mediados de 2008 –cuando yo estaba ultimando el texto del libro– por decisión de la Central. Se cortaba el proceso a pesar de los buenos resultados que se estaban cosechando, y es que los márgenes brutos habían aumentado muchísimo y faltaba muy poquito para que la empresa entrara en rentabilidad, viniendo de una situación muy complicada de grandes volúmenes de pérdidas acumuladas en los últimos años. Siempre me preguntaré qué hubiera pasado si no se hubiera tomado esta decisión… ¿Hubiera podido cambiar en algo el fatídico destino que esperaba a Fagor Electrodomésticos a los pocos años? No lo sabremos, pero quienes conocimos aquel caso podemos asegurar que parar la transformación que se estaba produciendo no fue una decisión acertada ni desde el punto de vista empresarial ni social. Diría que el cooperativismo perdió con aquella decisión. En la otra cara de la moneda tenemos una empresa que sigue siendo caso de éxito por sus resultados espectaculares y su forma de organizarse y trabajar, y que a pesar del contexto –se trata de una empresa mercantil al uso, una multinacional local–, un destacado dirigente sindical, trabajador de la misma, afirmaba entonces que era un ejemplo de democracia real.

Mi trabajo, que recuerdo con nostalgia por el gran reto intelectual que suponía y por lo estimulante y gratificante que resultó, sobre todo, al ver que mis conclusiones servían a la gente, que les aportaba, consistió en sumergirme en estas experiencias y en la base conceptual elaborada por Alfonso, para llegar a formulaciones o explicaciones de lo que se estaba produciendo en esas organizaciones y de cuáles eran los conceptos filosóficos subyacentes.

En estos años he tenido la sensación de haber contribuido involuntariamente a generar una burbuja de significantes, una burbuja semántica, de haber ayudado a la propulsión de un globo al aire al que se han ido subiendo toda clase de consultoras, personas, empresas, centros, iniciativas, proyectos, instituciones… que han dejado de lado la transgresión que estos planteamientos han de suponer para el Sistema. No hay transformación real si no parte de una voluntad o al menos apertura al cuestionamiento de las lógicas imperantes (que lógicamente conlleva también la necesidad de querer profundizar y entender cuáles son estas lógicas). Y me disgusta observar que los discursos dominantes de nuestro entorno incorporan significantes y conceptos que tuvieron un potencial rompedor y transformador, profundamente humanizador, para convertirlos en discursos cliché, vacíos, que siguen la ola… en definitiva, perdiendo así su capacidad transformadora.

Pero estas olas pasarán, los ruidos de moda alguna vez conocerán el silencio, y el fondo siempre permanece, para que podamos seguir excavando y horadando, ayer, hoy y mañana.

Eskerrik asko a todas las personas que me habéis hecho sentir que esta pequeña lucha merece la pena y disculpad si en ocasiones me ha faltado ese algo que te anima a seguir dándote contra la pared.

Comentarios a este post

Volver a empezar

Enviado por Alfonso Vázquez en 28/05/2017 16:57
Cuando se publican tu libro y el mío, Maite, ya se había "declarado" la Crisis, que trae consigo un Gran Retroceso en libertades, derechos sociales y políticos... y, cómo no, en los conceptos de gestión empresarial. La "moda", muy al uso neoliberal, es el individualismo, el emprendimiento, el cuidado de sí mismo, la marca personal... Pero, una vez más, como ya pasó varias veces en mi vida, habrá que volver a empezar...

Anadir comentario

Puedes añadir un comentario rellenando el formulario de abajo. Por favor, escribe en texto plano.

Por motivos de seguridad tu comentario no será publicado hasta que pase nuestro filtro manual de spam. Recibirás un mail en cuanto se publique. Gracias por tu comprensión.

(Requerido)

Por favor, introduce tu nombre.

(Requerido)

Por favor, introduce tu dirección de correo electrónico

(Requerido)

(Requerido)

(Obligatorio)

Introduce el texto que ves en la imagen.