Estás aquí:

Juan Ibarretxe

Juan Ibarretxe

Nada más iniciar el contacto con Hobest, el planteamiento inicial se transformó  en algo más profundo e importante para el futuro de la organización. Se inició un proceso de dinamización estratégica en la que participaban las personas clave de la organización,  proponiendo estrategias de futuro, no sólo en los servicios que ofrece la entidad, sino en la configuración de algo más trascendental como era la organización, el papel de los trabajadores y la profesionalización de las estructuras, haciendo avanzar a Fundación Peñascal hacia un futuro más esperanzador y duradero.

Las primeras sensaciones en la dirección fueron de sorpresa, puesto que, la decisión de  tener un producto estratégico de futuro consensuado, se iba a convertir en un proceso dinámico de reflexión compartido por las personas de la organización, en la que se pretendían asentar las bases de un modelo organizativo fuerte, profesionalizado, cohesionado y clarificador en cuanto a las diferentes funciones de los diferentes órganos de la organización, para alcanzar el objetivo de que el proyecto social de Fundación Peñascal perdurase durante muchos años.

El papel de Hobest en este proceso ha sido el de abrir los ojos a la dirección en una actuación más profunda, más exigente, con más incertidumbre pero a la vez más satisfactoria en el futuro éxito de la entidad. Para ello, Hobest ha acompañado en todo el proceso proponiendo, provocando, dinamizando, motivando a las personas para que el proceso fuese ilusionante, innovador, sugerente, debatido, comprometido, compartido y consensuado que permitiese una reflexión estratégica clave para el futuro de la 0rganización.

El resultado final del proceso liderado por Hobest, es tangible y ha sido muy importante para la organización, pero también lo ha sido para cada una de las personas que hemos participado en él. Quien más y quien menos, gracias a Hobest, también nos llevamos un valioso intangible que hemos ido viviendo y redescubriendo en este proceso. Nos ha servido para darnos cuenta del papel que jugamos en la organización, para volver a plantearnos cuál es la identificación personal que tenemos cada uno con el proyecto de Fundación Peñascal, para valorar el esfuerzo y el trabajo de las personas que participamos en este proyecto, para saber que en esta tarea somos muchos los que participamos y somos muchos los que estamos convencidos que gracias al trabajo que desarrollamos y con el colectivo que trabajamos y atendemos, hoy más que nunca, el Proyecto de Fundación Peñascal está vivo, es posible y necesario para una sociedad como la que nos toca vivir.

Juan Ibarretxe

Gerente Fundación Peñascal