Estás aquí:

Pero... ¿es posible innovar la Educación?

30/09/2004
— archivado en:

Alfonso Vázquez |Lanbide, nº 23, Hetel | 2004

Revista Lanbide, nº 23

Revista Lanbide, nº 23


Autor:
ALFONSO VÁZQUEZ
Editado en:
Lanbide, nº 23, 2004, Hetel
Incluye en inglés y euskara:
Hezkuntza eraberritu ote liteke? y But is it possible to innovate Education?
Contenido del artículo:

ALFONSO VÁZQUEZ  Septiembre 2004

 La emergencia del conocimiento como factor masivo de producción y conformador, por tanto, de nuevos potenciales sociológicos y políticos, anuncia el fin de una era civilizatoria, cruzada por múltiples convulsiones: la guerra permanente, el malestar de la cultura, las crisis económicas fluctuantes y desestabilizantes, la ruptura de la ciudadanía con sus instituciones políticas... y la crisis de la Educación, manifestada a nivel planetario en el llamado “fracaso escolar” en los países opulentos – y en los otros, por la lisa y llana ausencia de educación.

Ante esta situación puede adoptarse un conformismo frustrante –las cosas son como son y están fuera de mi alcance- o activar la capacidad creativa de las sociedades y loscolectivos para transformar, desde lo local, desde las redes de proximidad, la realidad circundante. Es a esta secuencia de actos creativos a lo que voy a llamar innovación.

Las corrientes principales del management han considerado el acto innovador como algo lejano a la mayoría de los mortales, ligado a élites de poderosos o genios individuales, algo casi esotérico, desactivando en la sociedad la idea de que la innovación –generación de lo nuevo- es un acto social que se reproduce continuamente. Pero este es el enfoque que voy a adoptar, para señalar que el ámbito educativo es –por la propia esencia de su actividad- un campo privilegiado para innovar... ¡siempre que rompa con sus frustrantes rutinas de funcionamiento! ¿Cómo se produce la innovación?