Estás aquí:

Dinamización y transformación organizacional

Nuestra práctica con las organizaciones prima la interiorización de nuevos conceptos que permitan tratar de modo más eficiente con las nuevas realidades.

Para ello, se debe desaprender y transformar las creencias que subyacen en las dinámicas cotidianas de trabajo.

Las dinámicas organizacionales están más pensadas para el ejercicio del control que para liberar las capacidades de las personas y posibilitar una orientación superior al mercado. Estas dinámicas se desarrollan en estructuras diseñadas y construidas para ejercitar el poder sobre los recursos y las personas en lugar de soportarse en espacios de relación y acción para desplegar el aprendizaje.

La dinamización de la organización que proponemos significa diseñar y recrear los modelos organizativos y las formas habituales de funcionamiento, considerando como elementos centrales de las mismas la comunicación, el despliegue de la información y el trabajo compartido como requisitos que activen el protagonismo de las personas.